Volver

Actualidad

25/07/2019

"Nuestro gran reto es sacar al mercado un fármaco específico para la SOP y, ahora mismo, nos encontramos inmersos en la preparación de un proyecto europeo que nos permitiría realizar un ensayo clínico de fase II"

lourdes ibañez 2019

La Dra. Lourdes Ibáñez, endocrinóloga pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, dirige desde hace más de 15 años el grupo de investigación de Endocrinología Metabólica del Institut de Recerca Sant Joan de Déu. Una de sus líneas de investigación más importantes está centrada en el estudio de la Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP), una entidad muy prevalente en mujeres en edad fértil, y en la búsqueda de un tratamiento fisiopatológico.

"Los pediatras sabemos que muchas de las cosas que nos pasan cuando somos adultos, tienen su origen en eventos que nos ocurren durante la época fetal y/o los primeros años de vida; un claro ejemplo sería la Síndrome del Ovario Poliquístico."

¿Qué es la Síndrome del Ovario Poliquístico?

La Síndrome del Ovario Poloquístico (SOP) es un trastorno hormonal frecuente que afecta las mujeres en edad reproductiva. Hasta hace unos años, se creía que la causa primaria estaba en el mal funcionamiento del ovario. Pero ahora sabemos que el mal funcionamiento del ovario es consecuencia de una situación anómala que se puede originar durante la época prenatal y en los primeros meses de vida postnatal.

¿Cuáles son las causas que originan que cuando llegues a la pubertad puedas desarrollar SOP?

Sabemos que la SOP es una entidad multifactorial. Donde intervienen factores genéticos, que confieren más susceptibilidad, y factores epigenéticos, la influencia de los cuales puede jugar un papel importante en la metilación de los genes y en su forma de actuar. Aun así podemos influir tanto en el desarrollo de la SOP como en expresividad clínica. Una de las características de las mujeres con SOP es que presentan exceso de depósitos de lípidos en tejidos ectópicos, por una evolución rápida de la corva de peso durante los primeros meses de vida.

¿Cómo se puede explicar esta situación?

Las personas nacen con un índice de masa corporal determinado y a lo largo de la vida, es importante que lo mantengan. Nuestro peso y longitud determinan la capacidad que tenemos para almacenar los lípidos de la dieta. Pero hay bebes que durante los primeros meses de vida aumentan el peso de forma rápida y mantenida, por ingesta de un exceso de calorías en forma de grasa. Esto determina que su capacidad de almacenaje no sea del todo correcta y los lípidos empiezan a almacenarse en las vísceras, básicamente el hígado. Como consecuencia se inician mecanismos de inflamación crónica y de resistencia a la insulina; y a la larga esto provoca el aumento de la síntesis de las hormonas masculinas del ovario, haciendo que estos funcionen de forma errónea y pueden desarrollar la SOP.

Así, ¿incidir en el estilo de vida podría ser un posible tratamiento o mejorar la sintomatología?

Mejorar el estilo de vida y presentar un peso adecuado para nuestro estatus es muy importante, pero puede ser insuficiente. Actualmente, no hay ningún tratamiento autorizado para la SOP. De forma empírica se utilizan los anticonceptivos, incluso en adolescentes sin riesgo de embarazo. En estos momentos tenemos un ensayo clínico a punto de finalizar y el ojo puesto al proyecto europeo, donde a partir de tres fármacos genéricos mejoraremos lo que pensamos que es la causa fundamental de la enfermedad. Hasta el momento hemos visto que nuestra combinación, por un lado, normaliza el cuadro clínico, las jóvenes vuelven a menstruar de forma fisiológica; por otro los depósitos de grasa ectópica se reducen; y finalmente las jóvenes ovulan correctamente.

¿Actualmente el único tratamiento farmacológico para la SOP son los anticonceptivos?

Como hemos dicho, no hay ningún tratamiento autorizada para la SOP ni por la Agencia Europea del Medicament (EMA) ni por la Food & Drug Administration (FDA). Las mujeres con SOP presentan amenorrea, hirsutismo y acné, estos tres síntomas desaparecen en tratarse con anticonceptivos. Pero lo que están haciendo estos fármacos es maquillar la enfermedad, ya que el problema de base no se trata. Una vez las mujeres dejan de tomar los fármacos, los síntomas reaparecen. Además los anticonceptivos tienen una serie de efectos secundarios asociados, como el aumento de la resistencia a la insulina, el aumento de peso y los efectos trombogenicos a largo plazo.

Nosotras estamos intentando buscar, desde hace más de 15 años, una alternativa al anticonceptivo, que solucione el problema de base y no solo la sintomatología.

¿Qué impacto tiene sobre la población fértil del mundo?

La SOP es la primera causa de infertilidad en mujeres a escala mundial, ya que estas chicas y mujeres jóvenes tienen ciclos anovulatorios. Por tanto es la primera causa de consulta de las clínicas de fertilidad. Debemos pensar que esta enfermedad puede afectar entre el 5 y el 10% de las adolescentes y mujeres jóvenes en edad reproductiva de todo el mundo. Es decir, estamos hablando de una incidencia global muy elevada y que hoy día no tienen ningún tratamiento farmacológico específico.

Además las mujeres con SOP tienen más complicaciones durante el embarazo, con mucha más incidencia de diabetes gestacional, preeclampsia, partos prematuros, etc. y sus bebes tienen muchos más problemas cuando nacen; especialmente las hijas que tienen mayor riesgo de padecer SOP.