Volver

Actualidad

07/08/2019

La flexibilidad del cerebro como respuestas enfrente de un ictus cerebral neonatal

fotografia recurs nensUn equipo de investigadores, donde han participado miembros del Institut de Recerca Sant Joan de Déu (IRSJD), ha demostrado que el hemisferio derecho puede asumir las funciones del lenguaje cuando el hemisferio izquierdo presenta algún problema a principios del desarrollo del lenguaje.

El estudio publicado en la revista científica eNeuro está liderado por el Dr. Clément François (IDIBELL) y ha contado con la colaboración de los Dres. Jordi Muchart, Carme Fons, Alfredo García-Alix y Laura Bosch del IRSJD.

Las funciones del lenguaje se localizan típicamente en el hemisferio izquierdo del cerebro, una distinción que está presente en el nacimiento pero que se hace más acusada durante el desarrollo. Por este motivo daños en las regiones lingüísticas del hemisferio izquierdo suelen provocar afasias de el habla, pero esta situación no suele ocurrir en pacientes con ictus neonatal.

Para estudiar la flexibilidad del desarrollo de la lengua, el equipo investigador comparo el cerebro y las habilidades lingüísticas de niños sanos con niños que habían presentado un ictus en el hemisferio izquierdo cuando eran recién nacidos. Utilizando la resonancia magnética, el equipo de investigación observó que el fascículo arqueado, una región implicada en el lenguaje, tenía un volumen mayor en el hemisferio derecho y un volumen menor en el hemisferio izquierdo en los pacientes con ictus. Entre los pacientes con ictus, los niños con un volumen más grande tuvieron las puntuaciones más altas en las pruebas de idioma.

Los resultados de este estudio abren las puertas a comprender como se reorganizan estructuralmente y funcionalmente las redes neuronales relacionadas con el lenguaje después de un ictus cerebrovascular en recién nacidos y como esto influye en el desarrollo del lenguaje. Y ofrecen una nueva visión de su desarrollo en niños y la flexibilidad del cerebro delante de posibles lesiones originadas en una fase temprana.

El estudio ha contado con la participación de investigadores del IDIBELL, la Universitat de Barcelona, la New York University, el IRSJD, el Hospital Sant Joan de Déu, la Radboud University (Holanda), el Montreal Neurological Institute y el CIBERER.

Artículo de referencia