Volver

Actualidad

22/05/2019

La práctica del mindfulness mejora la sintomatología de los niños con TDAH

mindfulnessUn estudio realizado por investigadores del Institut de Recerca Sant Joan de Déu, de la Unidad de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, ha concluido que la práctica de mindfulness en niños con TDAH reduce sus problemas de atención y mejora su conducta. Y por lo tanto podría ser una nueva estrategia de intervención eficaz, complementaria al tratamiento farmacológico.

El estudio, liderado por el Dr. José Ángel Alga, ha analizado la evolución de un grupo de 60 pacientes entre 7 y 12 años diagnosticados con TDAH y que han practicado las técnicas de mindfulness versus un grupo que recibió asesoramiento e intervenciones psicoeducativas.

El programa de mindfulness duró 8 semanas y los pacientes recibían una sesión semanal de 75 minutos conducida por la psicóloga Anna Huguet. Durante las sesiones, los jóvenes aprendieron diferentes ejercicios de atención plena que luego podrían reproducir durante la semana en casa.

Después del programa, analizaron los síntomas asociados al TDAH en estos pacientes. Los investigadores constataron que el programa de mindfulness había reducido los síntomas de inatención, hiperactividad e impulsividad y la desregulación emocional, así como la ansiedad. Además también se observó una reducción de la irritabilidad y de episodios de enojo.

Los resultados de esta primera fase del estudio se publicarán próximamente en la revista internacional Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics.

Por otra parte, a raíz de estos buenos resultados los investigadores han elaborado una guía donde se detallan los objetivos y las pautas de Mindfulness for Health (M4H) empleados durante el estudio, con el objetivo de darles a conocer a otros profesionales de salud mental y de otras áreas clínicas que estén interesados en aplicarlo.

Actualmente el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos de salud mental con más prevalencia durante la infancia y la adolescencia, alrededor del 5% -7%. Si no se diagnostica adecuadamente, los niños y niños pueden llegar a experimentar fracaso escolar, inicio precoz en el consumo de drogas, más propensión a sufrir accidentes y lesiones o mayor frecuencia de embarazos no deseados.

Fuentes de información